Mar 14

Siete escenas de películas que muestran la difícil relación entre los clubes y la ley

Cualquier persona que ha salido de fiesta sabe que bailar puede sentirse como un acto revolucionario. Mientras que la música, el alcohol, otras sustancias y la urgencia para expresarse circulan en la madrugada de una noche en el club, hay un espíritu colectivo de éxtasis que se puede sentir, en el mejor de los casos, como una protesta. Es un caos controlado que se siente liberador –un espacio donde grupos de personas pueden afirmar su propia libertad, lo cual aplica especialmente a quienes tradicionalmente la sociedad no se los permite. En este aspecto, el cine ha tomado ventaja del espacio socialmente ubicuo del club nocturno como una locación conveniente para piezas importantes de set que además resultan verse bonitas –solo piensa en The Social Network, Boogie Nights y 24 Hour Party People.

Pero como hemos visto, el gobierno muchas veces se atraviesa en el camino de tales momentos de dicha colectiva –ya sea a través de fechorías deliberadas o de trámites burocráticos. Con frecuencia esos conflictos son anticlimáticos, resueltos en audiencias con autoridades reguladoras o reuniones de comités de zonificación, pero a veces –como ocurrió el año pasado en Amnesia Ibiza– aparece la policía, cierra el club e incauta millones de euros en efectivo en conjunto con una investigación por lavado de dinero.

More info…

admin

Add your review

Your email address will not be published. Required fields are marked *